ESTÁS EN • Noticias

Divertimentos, exposición de Pedro de Oraá en Collage Habana

09 - 11 - 2017 POR :    Deydri Delgado Avila  
img_ppal

La muestra Divertimentos del pintor Pedro de Oraá es la actual propuesta de la Galería Collage Habana. La exposición constituye un festejo y una oportunidad para honrar a un artista pródigo y multifacético, que recién arriba a su aniversario de vida 86.

El desempeñó profesional de Pedro de Oraá se ha caracterizado por la pluralidad de disciplinas; en el panorama de la cultura nacional figura además como crítico de artes visuales, escritor, diseñador, traductor y promotor.

Cursó estudios de pintura y escultura en la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro y de construcción civil en la Escuela de Oficios de La Habana. Oraá pertenece a esa generación de los años 50 que busca ponerse en sintonía con las corrientes artísticas en boga en ese momento a nivel internacional, convirtiéndose en uno de los pioneros de la abstracción en Cuba.

En 1957 expuso en Caracas junto a Loló Soldevilla. Este viaje le sirvió además para conocer de cerca la obra de los geométricos y cinéticos venezolanos. En octubre de ese mismo año, fundó junto a Soldevilla la Galería Color-Luz (5ta y 84, Miramar), medio pensado para la difusión y comercialización de la abstracción. En este espacio se aglutinaron los denominados Diez Pintores Concretos, conjunto del que formó parte. Este grupo, defensor de la abstracción geométrica, se mantuvo activo entre 1958 y 1961.

Ser portador de los nuevos paradigmas estéticos en aquella época debe ser entendido como un acto de ruptura y valentía. Téngase en cuenta que la abstracción fue considerada por algunos como un arte vacío, sin compromiso con la realidad histórica, e incluso como una copia servil de lo que se hacía en New York y en la escuela de París.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

“Dentro del grupo [Diez Pintores Concretos], Pedro tuvo desde un inicio voz propia. De manera muy peculiar, en su obra pictórica la geometría sugiere el contrapunto entre una instancia telúrica y una levitación espiritual. Esta dualidad poética se fue asentando a lo largo del tiempo, matizada por un formidable dominio de las gradaciones cromáticas y un raro equilibrio compositivo. (…) Pedro de Oraá hizo del abstraccionismo una depurada expresión y una militancia estética, construyendo un horizonte semánticamente prolijo y personal”.[1]

Dentro de su labor polifacética destaca su desempeño como director artístico de la revista UNIÓN. Pedro de Oraá ostenta entre otros méritos la Distinción por la Cultura Nacional (1995), el Premio Nacional de Diseño del Libro (2011) y el Premio Nacional de Artes Plásticas (2015).  

La exhibición aúna 24 lienzos realizados entre el 2012 y el 2017, por lo tanto ofrece la posibilidad de acercarse a la producción pictórica actual del creador. La mayoría de las piezas se caracterizan por la utilización de colores planos, en ocasiones una misma obra recorre diversos valores de un solo color. Pedro de Oraá apela más a lo sensitivo que a lo descriptivo desde el rigor y la precisión formal.                              

Según las palabras del propio artista: “La expresión abstracta, al igual que la objetiva, registra la sensibilidad de la época y no sólo un estado de ánimo privativo del artista. Es también una traslación creativa de la realidad”[2].

 

Referencias

[1] Alberdi, Virginia. Poeta de las formas, en Noticias de Artecubano (La Habana), 11-12 del 2015, p.3.                                                                                                

[2] Oraá, Pedro. Vigencia y continuidad de la pintura abstracta en Visible e Invisible, Editorial Letras Cubana (La Habana), 2006, p.328



img
img